domingo, 11 de enero de 2009

Baile de máscaras

Nueve cajones llenos de mierda. Mierda que debería haber tirado hace años pero que la guardé para poder amargarme el 11 de enero de 2009. Y entre toda esa mierda, sólo hay una cosa valiosa, que no debería haber aparecido nunca.
Me ahogo solo con pensar, y no puedo asomarme por la ventana para respirar porque aún es de día y la mezcla de nieve y sol me deja ciega.
Y la única solución es la misma de siempre. Sentarme en la mecedora de siempre, con las lágrimas de siempre, y mecerme hasta el amanecer para poder volver a ponerme mi máscara veneciana.
Sigo esperando a que vengas. En el cuerpo de uno, o de otro. Me da igual la forma. Pero ninguno de los que viene eres tú. Y no asumo que no vayas a volver. Hoy he recordado que debería odiarte, que estabas loco. Soy gilipollas.

Nadie me conoce. Yo no existo. Llevo años con la cara cubierta. Y ya es más fácil dejarme llevar que empezar a ser yo. Además, no se como soy yo.

2 comentarios:

glog dijo...

sabes que venden gafas especiales para cuando el sol va a dejarte ciego y eso?
Creo que las llaman gafas de sol, pero no me hagas mucho caso...
ASi que ale, dejate de mecedoras y mascaras, levantate, y ponte a tirarle bolas de nieve a todo el mundo xD

Chú dijo...

me ha gustado mucho